Cinco cambios de USCIS que afectarán a los inmigrantes este 2019

0

Todo parece indicar que durante este 2019 la administración del presidente Donald Trump va a continuar tomando medidas para frenar la llegada de inmigrantes a territorio norteamericano tal y como hicieron en el pasado año.

Durante el 2018 el Servicio de Ciudadanía e Inmigración (USCIS) puso en vigor algunas medidas que afectarán a muchos inmigrantes legales que residen en Estados Unidos y que los obligará a tener mucho cuidado para no ser devueltos a sus países de origen.

Una de las más perjudiciales medidas es el protocolo que le confiere a los agentes de ICE la autoridad para ampliar los motivos por los cuales una persona puede ser llamada ante un juez de inmigración y de esta forma comenzar un proceso de deportación o enviarla a un centro para migrantes.

Con esta nueva normativa, los inmigrantes pueden ser deportados si mienten para aplicar a cualquier programa de ayuda estatal, si cometen fraude o algún otro tipo de delito o incluso si se le niega alguna petición o trámite de migración.

En segundo lugar, se aprobó una ley que permite a los funcionarios de USCIS negar solicitudes de green card o renovaciones de visas sin tener que enviar a los perjudicados sus documentos, algo que los perjudicará porque antes podían ver si habían cometido un error al momento de aplicar y corregirlo, pero ahora no tendrán esa oportunidad de rectificar.

Los inmigrantes que estén casados con ciudadanos estadounidenses y quieran solicitar la naturalización, tendrán que esperar al menos tres años para hacerlo y deberán probar que al momento de pedirla el matrimonio se mantiene vigente, de lo contrario no serán tomados en cuenta.

En cuanto al examen médico que se le realiza a los inmigrantes que solicitan la residencia permanente, las autoridades estipularon que tiene que estar firmado por un especialista autorizado como máximo dos meses antes de presentar la solicitud.

El último cambio significativo es la exención de la entrevista para obtener la green card por matrimonio, en este caso los oficiales pueden decidir no entrevistar a la pareja siempre y cuando no existan sospechas de que se trata de un fraude migratorio.