Le cierran bar-restaurante a una cubana repatriada en La Habana

Zorabel López Arévalo, una cubana que se repatrió a la isla denuncia que le cerraron su bar-restaurante llamado Zona VIP que estaba ubicado en una céntrica zona de Alamar, en Habana del Este, reportó Diario de Cuba.

Arévalo quien había firmado un contrato por diez años con la Empresa de Servicios para arrendar un local para su negocio, culpó al jefe de sector y al presidente del Poder Popular del municipio.

Foto: Zorabel López

“Responsabilizo al jefe de sector Frank Ernesto Guerrero Ramírez, quien acudió al presidente del gobierno municipal, Víctor Manuel Calas Pérez, para que me cerrara el local. Es una medida arbitraria que se debe al abuso de poder”, declaró.

Según el testimonio de la cubana, el jefe de sector estaba interesado en ella, pero al ver que sus propuestas no eran correspondidas, pidió al gobierno y a la Dirección Integral de Servicios (DIS) que realizaran una inspección en el negocio.

Foto: Zorabel López

La inspección tuvo lugar a los dos de la madrugada y además de retirarle su licencia de trabajadora por cuenta propia le decomisaron toda la cerveza que tenía en la instalación, la acusaron de acaparamiento y especulación y le prohibieron salir de su domicilio.

“Se acercó aquí a las 2:35 de la mañana con dos inspectores de la DIS y en muy mala forma, queriendo entrar al local. Yo no los dejé entrar al área restringida de la cocina y del almacén, y supuestamente me empezaron a inspeccionar. No tenía los vales de compra porque estaban en casa de la económica, que tenía una niña enferma y no me los pudo traer en el momento adecuado. Automáticamente me retiraron la licencia y también la cerveza. He escrito a Atención a la población, a la Fiscalía General, a la Fiscalía Militar, a la Fiscalía Provincial y he nombrado dos abogados, pero todo en vano: me acusaron de acaparamiento y especulación. También me aseguraron con una medida cautelar: reclusión domiciliaria”, relató.

Foto: Zorabel López

Zorabel se empeñó en hacer todo tipo de reclamaciones con el objetivo que le devolverían la mercancía decomisada y que le permitieran reabrir su negocio, pero ninguna acción ha rendido frutos, pues le dijeron que la cerveza estaba en mal estado y aunque retiraron la acusación de acaparamiento, le impusieron otra por infringir las normas del consumidor.

Además, le comunicaron que la cerveza había que botarla, pero, aunque ella pidió estar presente cuando llevaran a cabo esta acción no se lo permitieron, por lo que duda que lo hayan hecho.

Foto: Zorabel López

“Para ellos toda la cerveza estaba supuestamente en mal estado; pero yo no la fabriqué, sino que la compré en diferentes tiendas, en días distintos y varios municipios. Tengo los vales. Ahora dicen que hay que arrojarla”, expresó.

Su negocio Zona VIP tenía mucha afuencia de público, era uno de los más exitosos del lugar y gracias a él por lo menos 30 familias podían recibir un salario que les permitía cubrir sus necesidades.

Foto: Zorabel López

“Yo tenía 30 familias con niños pequeños que dependían de este negocio; entre ellos cuatro trabajadores jubilados y mujeres con hijos. Dice el presidente del gobierno municipal que este es un negocio que representa un peligro para la sociedad de Alamar; pero aquí no han descubierto drogas, ni prostitución. Tal vez el error ha sido regresar a este país y ser una mujer atractiva”, se quejó.

Pero esta no es la primera vez que a Zorabel le cierran un negocio en el año 2013 le clausuraron un cine 3D a solo un mes de haberlo abierto y esto le significó perder los 24 mil dólares que había invertido.

Foto: Zorabel López

La cubana se siente muy mal por esto que le ha sucedido porque ahora tiene que pagar muchas deudas, pero sobre todo porque se arrepiente de regresar a la isla.