Cubano residente en Estados Unidos puede ser deportado a la isla injustamente (VIDEO)

Lorenzo Lorenzo es un cubano de 76 años residente en Estados Unidos que en estos momentos corre el peligro de ser deportado a la isla porque un juez lo autorizó a viajar a su país natal.

El isleño que nació en San Luis, Pinar del Río y que emigró a Estados Unidos en el año 1991 contó en exclusiva para Universo Increíble, que fue detenido en el aeropuerto de Miami luego de visitar a su familia en Cuba, le retiraron su pasaporte y su residencia permanente y se enfrenta a un proceso de deportación.

“Yo voy a ver a mi mujer, a tres hijos que tengo, a mis nietos y a mis amigos quisiera verlos, pero casi todos se han muerto. En el aeropuerto me detuvieron, me quitaron la residencia y el pasaporte cubano”, declaró.

Al parecer se debió a que Lorenzo llegó a un acuerdo con el estado en el año 2000 por un proceso penal que enfrentó, pero en ese momento él le preguntó al juez si podía viajar a Cuba y este le contestó que no había problemas con eso, sin embargo, ahora quieren deportarlo.

Su abogado Karel Suárez, explicó que en los registros de la corte consta que el juez que atendió el caso de Lorenzo dejó registrado que autorizaba al anciano a visitar su país de origen, por eso no entiende como ahora luego de que visitara Cuba por lo menos cinco veces, las autoridades de migración obren de esta manera.

“El caso de Lorenzo es una de tantas historias que les ocurre a los emigrantes en este país. En el año 2000 entra en un proceso penal y en ese momento él le preguntó al juez si podía viajar a Cuba y el juez expresamente le respondió que lo autorizaba. Lorenzo no habla inglés, solamente le preguntó al juez de su propio caso y este decidió que sí. Y esa es la única razón que lo mantiene en proceso de deportación ahora”, explicó el abogado.

Suárez logró que una Corte Menor ratificara el derecho de Lorenzo a viajar a Cuba y que eliminara todos los cargos que habían presentado contra el cubano, sin embargo, la Fiscalía no se contentó con esta decisión y realizaron una apelación para que el caso sea juzgado nuevamente.

Mientras tanto, Lorenzo se mantiene trabajando en su finca de Homestead, cuidando de sus animales y a la espera de que la justicia norteamericana decida no deportarlo.