Deportan al periodista estadounidense que fue detenido en Venezuela

Cody Weddle, el reportero que fue detenido por agentes de inteligencia en Venezuela fue liberado luego de que estuviera más de doce horas en una ubicación desconocida, informó el canal Local10 News.

El reportero se encontraba ya en el Aeropuerto Internacional Simón Bolívar a la espera de abordar un avión para regresar a Estados Unidos, luego de que le comunicaran que iba a ser deportado del país.

Los agentes que lo mantuvieran detenido lo llevaron directamente al aeropuerto y entregaron al reportero a funcionarios de inmigración que se van a encargar de vigilarlo hasta que parta su vuelo.

Agentes de la Dirección General de Contrainteligencia Militar de Venezuela (DGCIM) vestidos de negro, con chalecos antibala habían entrado a la casa donde residía el periodista en Caracas y se lo llevaron junto a su ayudante Carlos Camacho.

Además, presentaron una orden de arresto firmada por un juez militar que los autorizaba a incautar todos sus equipos de trabajos, sus pasaportes, dinero en efectivo y otras pertenencias.

Camacho fue liberado aproximadamente a las 6:30 de la tarde hora de Venezuela, mientras que a Weddle lo soltaron a las 7:10, en ese momento el reportero se puso en contacto con Local10 News y comunicó que no había sufrido daños.

Tanto Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela como Sindicato Nacional de Periodistas (SNTP) condenaron el secuestro del reportero y declararon que era una flagrante violación de la democracia y la libertad de prensa.

“Lo hacen por una sola razón, para intimidar a los periodistas de informar sobre Guaidó y sobre las condiciones en Venezuela”, escribió en su cuenta de Twitter el senador estadounidense Marcos Rubio.

Weddle llevaba desde el 2014 residiendo en Caracas, al principio colaboró con el canal Telesur y con Local10 News, pero luego realizó trabajos para diarios como Miami Herald, ABC, CBC y The Telegraph en Gran Bretaña.

Varias organizaciones han denunciado que cada vez son más los periodistas que son amenazados por intentar reportar sobre lo qué está sucediendo en la actualidad en Venezuela y por criticar la gestión de Nicolás Maduro.