Hablan personas afectadas por la tormenta que azotó Santa Clara

Foto: Yunier Sifontes Díaz.

La tormenta local severa que azotó la ciudad de Santa Clara el pasado domingo causó destrucción en viviendas e instituciones estatales, pero sobre todo generó miedo entre las personas debido a la gran fuerza de los vientos y a la caída de granizos de gran tamaño.

Medardo Gómez, un campesino residente en la comunidad La Guayaba todavía recuerda el gran bloque de hielo que encontró en su patio, que destruyó la mayoría de sus sembrados y que demoró horas en derretirse.

Medardo Gómez-Foto: Yunier Sifontes Díaz

“En el surco tenía sembrados de lechuga y calabaza, pero ahora no queda nada y debo empezar todo de nuevo. Fue casi una hora de vientos fuertes y granizos, que se fueron acumulando en el techo de la casa de cultivo y se fundieron en un bloque de hielo. Incluso mi hijo no podía levantarlo y al mediodía del lunes no se había derretido”, declaró a Cubadebate.

Osmara Vega, una señora de 54 años residente en la misma comunidad comentó que la caída de granizo dañó las planchas del techo de su vivienda y que ella y sus hijas tuvieron que refugiarse en el baño de la casa para evitar ser aplastadas.

Osmara Vega-Foto: Yunier Javier Sifonte Díaz

Cuando terminó la tormenta y salieron al patio encontraron gran cantidad de trozos de hielo de tamaños considerables, algo que las sorprendió mucho, pues nunca habían visto granizos así.

Foto: Yunier Javier Sifontes

“Sentimos que las planchas del techo comenzaron a caerse y mis dos hijas y yo nos fuimos para el baño, la única pieza de la casa con techo de placa. Ahí pasamos el temporal, pero sentíamos cómo los pedazos de hielo caían en el techo. Fue algo bastante difícil, porque nos agarró de pronto y estábamos solas en la casa”, expresó la mujer.

Foto: Yunier Javier Sifontes

Otro que pensó que su vida se acababa ese día fue Juan Manuel Estrada, un anciano que vive solo y que vio desde un rincón cómo la fuerza del viento arrancaba el techo de su casa y lo lanzaba lejos.

Foto: Yunier Javier Sifontes

Estrada quien ya resultó afectado por el paso del huracán Irma en el año 2017, dijo que se fue para casa de un vecino y ahí permanece hasta que logre reparar el techo de su vivienda.

Foto: Yunier Javier Sifontes

“Sentí el viento y me refugié en un rincón, pero el techo comenzó a volar poco a poco hasta que terminé en una parte de la casa soportando los granizos y la lluvia. Hubo en momento que casi no caía agua y todo eran pedazos de hielo. Es algo difícil de imaginar. Cuando aplacó un poco me fui para casa de un vecino y allí estoy desde entonces”, relató.

Foto: Yunier Javier Sifontes

Las fotos que circulan en las redes permiten apreciar el grado de destrucción que dejó esta tormenta local severa que contaba con fuertes lluvias y vientos superiores a los 100 kilómetros por hora y abundante caída de granizo.

Foto: Yunier Javier Sifontes

En total se reportan alrededor de 70 viviendas afectadas, además en el sector estatal se registraron daños en granjas avícolas, en casas de tabaco, se perdieron 40 toneladas de mango y el Aeropuerto Internacional Abel Santamaría perdió la mayor parte del techo y fue necesario cancelar todos los vuelos hasta que sea reparado.