La pequeña Alexa regresa a Cuba caminando con sus prótesis

Alexa Prieto, la niña cubana que perdió sus piernas con solo tres meses de nacida por una infección que contrajo en un hospital de la isla, finalmente ha conseguido su sueño de aprender a caminar, informó Telemundo 51.

Luego de someterse a una operación en Estados Unidos, la pequeña ha logrado dominar las prótesis que le diseñó el doctor Armando Quirantes y ahora dice que no solo va a caminar, sino que también va a correr y a bailar como los demás niños.

Para Jacqueline Vidal, madre de la niña, este es el momento más feliz de su vida, pues ver el rostro de felicidad de Alexa cuando camina con sus prótesis nuevas es algo que nunca imaginó.

La niña ya se encuentra en Cuba y antes de realizar el viaje estaba muy emocionada con la posibilidad de volver a ver a su hermano y porque todos sus amigos y conocidos del barrio la iban a ver llegar caminando.

“Dice ella anoche, pues mami deja que me vean llegar a Marianao, todo el mundo va a decir, mira como viene Alexa caminando. No se las quiere ni quitar, yo se las pongo en la mañana y tarde en la noche y ella protesta porque no quiere quitárselas. Verla de pie para mí es un logro y una bendición para ella”, expresó.

Sin embargo, no ha sido un trabajo fácil, pero Alexa ha contado con la ayuda del doctor Quirantes, presidente de Prótesis sin Fronteras y de especialistas del Shriners Hospitals for Children de Tampa, quienes asumieron el gasto de la operación y le realizaron las prótesis de manera gratuita.

La voluntad de Alexa para lograr caminar ha sorprendido a todos, pues la pequeña había perdido sus piernas con solo tres meses de vida, por lo que no tenía idea de cómo realizar esta actividad, pero sus ganas de andar fueron más fuertes y poco tiempo después de que le colocaran sus prótesis ya da pasos con bastante seguridad.

“Por fin hemos conseguido que esta niña se ponga de pie y empiece a dar los primeros pasitos. Recuerden todos que esta niña nunca se puso de pie, ya casi va a cumplir cuatro años. Nunca tuvo el sentido de lo que es caminar. Con lo que hay actualmente ella va a poder caminar muy bien, pero si hay más cosas, ella las va a tener. Yo me voy a preocupar, si Dios me lo permite, de que ella lo tenga todo”, expresó Quirantes.

Antes que termine el año Alexa y su madre deberán volver a Estados Unidos para que los especialistas del Shriners Hospitals for Children realicen correcciones en sus prótesis, pues esta institución se comprometió a realizar este trabajo de manera gratuita hasta que cumpla 15 años.