Pasajeros vivieron momentos de terror a bordo de un crucero noruego (VIDEO)

Foto: AP

Un crucero noruego con más de 1300 personas a bordo estuvo a punto de naufragar en alta mar luego de permanecer alrededor de 26 horas a merced de las olas, lo que provocó gran pánico entre la tripulación.

La embarcación había zarpado el 14 de marzo del puerto de Tromsø, ubicado al norte del país con 1373 personas entre pasajeros y miembros de la tripulación y planeaba llegar a Stavanger al sur de Noruega, para luego dirigirse a Londres.

Sin embargo, el pasado sábado 23 de marzo el capitán Vikings Sky, una embarcación de 227 metros de eslora, realizó una llamada de emergencia porque tres de los motores dejaron de funcionar y el barco había quedado a la deriva a en el litoral de Hustadvika.

A pesar que los equipos de rescate se desplazaron inmediatamente hasta el lugar donde se encontraba el crucero, el litoral de Hustadvika es una zona muy peligrosa para la navegación ya que cuenta con muchas corrientes marinas y fuertes vientos, además había mal tiempo y se levantaban olas de hasta 15 metros de altura.

Los pasajeros vivieron momentos realmente aterradores porque las olas rompieron algunos cristales de la embarcación y el agua comenzó a entrar a algunos camarotes, además, el barco se movía demasiado y provocó que varias personas resultaran heridas.

El rescate se llevó a cabo a través de helicópteros, las personas debían permanecer en fila con sus chalecos salvavidas y esperar hasta que les llegara el turno de ser subidas a las aeronaves una a una mediante cuerdas.

Esto generó un gran retraso pues los helicópteros solamente tenían capacidad para transportar a tierra entre 10 y 15 pasajeros en cada viaje, además, las condiciones meteorológicas continuaban empeorando y en un momento fue necesario suspender la operación de rescate.

“No era aconsejable seguir con la evacuación, en medio de ese oleaje y mientras se procedía a remolcar el barco. Tampoco después, cuando empezaron a funcionar de nuevo los motores”, declaró Einar Knuden, portavoz de los servicios de rescate de Noruega.

Afortunadamente el domingo 24 de marzo los tres motores del crucero que se habían averiado volvieron a funcionar y el barco pudo llegar a la costa evitando un accidente que pudo haberle costado la vida a muchas personas.

Un total de 17 personas tuvieron que ser hospitalizadas y tres de ellas se encuentran en estado grave debido a las heridas que sufrieron a bordo de la embarcación.